Saturday, January 31, 2009

Houston se preocupa

Lo primero es esta foto. Yo transitaba por todo el Beltway 8 -lo que allá en Cuba llamamos "circunvalación", bueno, más o menos, pueden abstraerse un poco- cuando con el rabillo del ojo descubro esta pared con estos posters, pasada la Clay Street. Yo sabía ya que Texas no era un estado precisamente demócrata, la dinastía Bush tiene aquí sus casas y ranchos, y MacCain lo ganó con relativa comodidad en las elecciones de noviembre, pero en Houston ganó Obama, para confirmar la tradición liberal de las grandes ciudades norteamericanas.
Pero esta foto, con estos posters y el desaliño del entorno, demuestra preocupación en algunos sectores de la ciudad. Hum, me dije, ¿qué cosa es esta? Ayers y Guevara, la pose arrogante del flamante presidente, un tal Davis y el anciano del extremo. Una búsqueda rápida me informó de que este Davis no es otro que Frank Marshall Davis, antiguo miembro del Partido Comunista, dicen que era poeta, periodista y con severas adicciones, todo un personaje de novela. Pero la razón por la que acompaña a tan ilustres miembros del olimpo de la rojería universal es que fue mentor del joven Barack allá en Hawaii, adonde se fue a vivir el tal Davis con su chica blanca. El resto es más o menos conocido. ¿El anciano barbado? No es el abuelito blanco del presidente, sino un brillante referente de toda esas perversiones ideológicas de las que emanaron tantas dictaduras pasadas, presentes y, ¡ay!, por venir.
Vi aquello. Di la vuelta. Paré mi camioneta, a riesgo de que alguien viniera a preguntarme qué demonios estaba haciendo, ustedes saben, propiedades privadas, esas cosas, además de los temores que no puede esconder muy fácilmente un cubano casi acabado de llegar. Nadie vino. Sólo escuchaba a mi espalda el ruido de los autos que pasaban a toda velocidad. Tomé las fotos.
Mandé una a El País, de España, en su sección Fotos de los lectores. Nunca la pusieron. Ahora sé cuán ingenuo fui, ahí están con sus fotos de una vaquita y un paisaje bucólico. No es fácil tragar eso de la corrección política estofada a la europea. Iba a hacer una prueba mandándoles luego una de esas imágenes de postal turística de Houston a ver qué tal, pero ya no me quedaban ganas ni para corroborar lo sabido.
Es evidente que en Houston hay preocupación con las filias del primer presidente sin resumé político en la historia de la Unión, lo cual, tal como están las cosas ni siquiera sé si es un defecto. Y alguien que me desmienta, por favor.
Muchachos, caray. No todo está perdido en Estados Unidos.

5 comments:

  1. que bien, que bueno, que... bienvenido al universo blog, un abrazo

    ReplyDelete
  2. a lo mejor en algun momento uso esa imagen, muy elocuente y buena. en estos dias tengo que escribir algo mas sobre obama y sera la gran oportunidad. no te preocupes, te dare credito.

    ReplyDelete
  3. Gracias, Charlie. También a ti, Al. Hoy, tres días después de haber escrito ese texto, entré de nuevo a El País y veo que ya se decidieron a subir la susodicha foto, en la sub-sección (llamémosle así) "Retratos". Nunca antes había estado tan agradecido de que alguien me haya hecho quedar mal.
    Michael

    ReplyDelete
  4. Excelente foto, todo el credito para usted. La vi en otro Blog.
    Hace algun tiempo en visperas de la eleccion publique un articulo con el titulo de: Las malas companias de Obama", puede consultarse en la Red.

    ReplyDelete